Conversaciones

Juan Fernando Hincapié

La vida de Juan Fernando orbita alrededor de los libros: los escribe, los traduce y también los edita. Y en Rey Naranjo hemos tenido la fortuna de contar con él en cada una de estas facetas.

Fue el encargado de hacer la selección de cuentos de autores colombianos que componen Puñalada trapera (2017), tradujo del inglés Un vaso de agua bajo de mi cama (2018), escrito por Daisy Hernández, y hace parte de nuestra nómina de autores con dos libros que llevan su firma: Gramática pura (2015 y 2020), y Mother Tongue: A Bogotan Story (2018).

Lector atento y puntual, encontró que el oficio de traducir es el mejor entrenamiento que puede tener un escritor. Le resulta placentero emprender traducciones, como las que ya ha hecho de Drácula, de Bram Stoker, y Frankenstein, de Mary Shelley, ambos libros publicados con Panamericana Editorial. “Traducir es muy parecido a escribir un libro: estás trabajando con el lenguaje, tienes que leer todo con mucha atención. También sirve para conocer otras literaturas”, afirma.

Pero hubo un momento de su vida en el que los libros estaban lejos. De hecho, Juan Fernando tiene un pregrado en Administración de Empresas. En su entorno familiar no había inquietudes por la lectura que lo estimularan, ni él mismo las había desarrollado durante el colegio ni en buena parte de su adolescencia. Eso cambió cuando, curioseando en la biblioteca de una amiga de su familia, encontró El hombre que hablaba de Octavia de Cádiz, del peruano Alfredo Bryce Echenique. “Me encandiló, estaba escrito con mucha gracia y yo pensé que eso no se podía hacer”, recuerda. Por esa puerta se coló en la lectura, a la que le siguió la escritura, que no ha parado desde entonces.

“Uno tiene que vivir para la escritura, todos los actos de la vida deben ir encaminados a eso”.

Con la escritura vinieron los reconocimientos, y ganó el Premio Nacional de Cuento Ciudad de Bogotá en 2003, en la categoría de jóvenes; luego, con su primer libro, Gringadas (2010), fue finalista en 2009. Y, con los premios, como hilos que se van entretejiendo, vino la decisión de formarse académicamente en el mundo de los libros y del lenguaje: primero cursó una maestría en Creación Literaria en la Universidad de Texas en El Paso y un doctorado en Lingüística Española en la Universidad de Houston.

A la hora de escribir, Juan Fernando no cree en los secretos ni en los atajos. Cree, eso sí, en el trabajo diario, preferiblemente en horas de la mañana. “Uno tiene que vivir para la escritura, todos los actos de la vida deben ir encaminados a eso”, sostiene. Así, a fuerza de disciplina y constancia, gestó Gramática pura.

La idea de hacer un manual de gramática novelado le revoloteó mucho tiempo en la cabeza y en 2011 tuvo listo el libro, que se publicó en su primera edición en 2015 y en 2020 se publica en segunda edición. “En Colombia es muy difícil llegar a una segunda edición, y es algo muy importante en mi carrera. Que se haya agotado la primera edición y que Rey Naranjo haya decidido sacar la segunda significa que la novela vende bien, y desde luego me pone muy contento que mis libros se vendan”. Para esta segunda edición, Juan Fernando dice haber encontrado la confianza de esta casa editorial al momento de proponer ajustes y mejoras al libro.

Con Gramática pura, el autor le da la voz a Emilia Restrepo Williamson, una señorita bogotana bien asentada en ese grupo que se refiere cómodamente a sí mismo como gente bien. Y apoyado en esta voz, siempre en clave de humor, Juan Fernando le resta solemnidad a la gramática, la baja del pedestal en el que siempre ha estado, y la hace a accesible para todos.

Juan Fernando hoy tiene la tranquilidad de decir que en los libros encontró lo que nunca halló en otros lugares. Se precia también de la relación que ha cultivado con esta casa editorial, considerándose a sí mismo testigo de primera mano del crecimiento que ha tenido Rey Naranjo. Y también Rey Naranjo se precia de ser testigo del surgimiento y desarrollo de Juan Fernando como escritor.

En pocas palabras

El libro más preciado de su biblioteca
Dejé la pasión por acumular y endiosar los libros. No tengo alma de coleccionista: la literatura debe circular.

Un disco para sentarse a leer
Jamás leo o escribo con música. Le doy toda mi atención al libro (o a la música)

Personaje literario predilecto
Buddy Glass.

Si no hubiera sido escritor hubiera sido…
Futbolista (pero uno modesto)

Tres librerías que no deja de visitar
Santo & Seña, Tornamesa y Casa Tomada.

Si quieres leer Gramática pura, puedes conseguirla aquí.